Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ENTREVISTA

María Luisa Lamela, Directora General de Racionalización y Centralización de la Contratación del Ministerio de Hacienda y Administración Públicas

"La centralización de la contratación se orienta a una racionalización tanto del propio proceso de contratación, como del servicio que se contrata"

07/11/2014 - Leticia Duque
Mª Luisa Lamela es licenciada en Derecho por la Universidad Pontificia de Comillas. Cuenta también con estudios de Ciencias Económicas y Empresariales. En 1983 ingresó en el Cuerpo de Interventores y Auditores del Estado. Ha ocupado cargos de responsabilidad en distintos Ministerios (Hacienda y Administraciones Públicas, y Asuntos exteriores), así como en instituciones europeas. Hasta su nombramiento actual desempeñaba el puesto de Directora del Departamento de Servicios y Coordinación Territorial desde el 31 de enero de 2012.

Recientemente el Gobierno ha anunciado su apuesta por la racionalización y centralización de los contratos públicos, eligiendo la fórmula de las centrales de compras y recayendo éste departamento en el Ministerio de Hacienda. ¿Cómo se estructura esta nueva dependencia dentro del Ministerio?

Entre las medidas incluidas en el informe de la CORA (Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas), se incluye la centralización de determinadas categorías de contratos en la Administración General del Estado y se establece las categorías de compra que se estiman claramente susceptibles de centralización, como son material de oficina y de informática no inventariable, combustibles, energía eléctrica, servicios de telecomunicaciones, transportes de materiales, servicio de gestión de viajes, gas, servicios de vigilancia y seguridad, servicios de limpieza, vestuario, alimentación, postales y mensajería, primas de seguros, transportes de material y productos farmacéuticos y material sanitario.

El pasado año, a través de un Real Decreto que modifica la estructura orgánica básica del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas se crea la nueva Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación, que se ha cubierto con efectivos del propio Ministerio sin aumento del gasto público y, cuya misión fundamental será el impulso, la gestión y el seguimiento de la contratación centralizada en el ámbito del Sector Público Estatal.

El nuevo modelo tiene varios objetivos. Entre ellos, es importante destacar la racionalización de la contratación. Con ella se simplificará la estructura de los órganos de contratación y se homogeneizarán los niveles de calidad de los servicios y suministros que se contratan en la Administración General del Estado, de tal forma que no se perciban diferencias injustificadas entre los diferentes organismos. Además, como resultado de este proceso, esperamos obtener ahorros y mejoras en la contratación, incrementando la transparencia y la eficiencia en la gestión de los recursos públicos.
Este paso dado por el Gobierno en relación a la contratación pública se enmarca en un contexto económico complicado y afectará considerablemente a las empresas españolas. ¿Cómo se justifica esta decisión? ¿Cuál es su principal objetivo y sus ventajas?

La centralización de la contratación se orienta a una racionalización tanto del propio proceso de contratación, eliminando una multiplicidad de procedimientos y órganos de contratación, como del servicio que se contrata.

No sólo muchas administraciones de nuestro entorno, sino también las empresas privadas han llevado a cabo procesos de racionalización y homogeneización de la contratación equivalente al que se está abordando ahora en el ámbito público.

Entendemos que la transparencia, la participación, la simplificación de procedimientos y la búsqueda de unos niveles de calidad adecuados y análogos en la prestación de los servicios suponen un beneficio para las empresas.

Otra cuestión que me gustaría destacar es que la centralización de la contratación de estos servicios se va a hacer de forma paulatina, por fases. Por poner un ejemplo, para la contratación de servicios de vigilantes de seguridad, el contrato se tramitará mediante procedimiento abierto y se va a estructurar en varios lotes, no necesariamente equilibrados en términos de cuantía, para que puedan licitar empresas de distintas características y garantizar de este modo una mayor concurrencia. Asimismo, se permitirá la subcontratación, lo que permite la entrada de un mayor número de empresas. Por último, y a los mismos efectos de fomentar la concurrencia, se está estudiando la posibilidad de limitar las opciones de licitar a un número de lotes fijado a priori en los pliegos.

En el caso de los servicios de limpieza, el estudio de los contratos existentes en la actualidad ha puesto de manifiesto la necesidad de homogeneizar las prestaciones y frecuencias y aplicar un planteamiento integral de la limpieza, que incluya prestaciones complementarias, tales como la lavandería, la desinfección, desinsectación y desratización, y la colocación y retirada de unidades higiénicas y contenedores sanitarios.
Los primeros estudios han detectado 14 servicios y suministros en los que se considera que se puede racionalizar y obtener un ahorro, pero no todos se encuentran en la misma fase. ¿Cuáles comenzarán a medio plazo a ser contratados a través de la Dirección de Racionalización y Centralización de la Contratación?

A medida que se ha ido avanzando en el proceso de análisis y estudio de los distintos contratos se están centralizado nuevos contratos, como son los servicios de comunicaciones, los combustibles de automoción, los servicios de publicidad institucional, seguridad, limpieza y postales.

Asimismo se ha publicado ya la licitación del nuevo acuerdo marco de suministro de motocicletas y ATV/QUADS y está previsto publicar en breve la licitación del nuevo Acuerdo Marco para la adopción de tipo de los suministros de vehículos.

En un futuro está previsto que se centralicen también el suministro de energía eléctrica, los servicios de agencias de viajes, los seguros de vehículos, así como la renovación de algunos de los catálogos muy antiguos como mobiliario, climatización o audiovisuales.
Un elemento común, para todos los servicios y suministros, que serán contratados a través de las centrales de compras, parece ser garantizar que las pymes puedan acceder a los contratos. ¿Podría explicarnos de qué manera se mantendrá esa igualdad de condiciones en la participación entre grandes, medianas y pequeñas empresas?

Las medidas adoptadas o a adoptar con este fin tendrán en cuenta las circunstancias y características de cada sector al que se dirija la compra centralizada. A este respecto hay que tener en cuenta que cada uno de los servicios y suministros que se prevé centralizar la contratación son muy diferentes y cada uno deberá tener sus propias medidas.

Así, por ejemplo, el tipo y número de empresas que pueden participar en la licitación de combustibles de automoción o de suministro de energía eléctrica no tiene nada que ver con el sector de la limpieza, en el que existen más de 800 empresas clasificadas en la máxima categoría del grupo general de servicios.

En el caso del contrato centralizado de limpieza, para fomentar la posibilidad de acceso de todas las empresas a la licitación, se han adoptado diversas medidas. En concreto, el proceso de centralización se hará en diferentes fases.

Por otro lado, el nuevo contrato centralizado se tramitará mediante procedimiento abierto con varios lotes, no necesariamente equilibrados, para que puedan licitar empresas de distintas características y garantizar de este modo una mayor concurrencia, e incluso se está estudiando desde el punto de vista jurídico la posibilidad de limitar las opciones de licitar a un número máximo de lotes fijado a priori en los pliegos.

Asimismo, se va a permitir la subcontratación, tanto con carácter como, en particular, para aquéllas actividades que requieran una clasificación diferente. Finalmente, la propia ley establece la posibilidad de constituir UTES entre distintos tipos de empresas para concurrir a la licitación, que podrían estar formadas por empresas de distintos tamaños.
Una de las posibilidades de las que se ha hablado es, precisamente, que se incluya, en los pliegos de condiciones, cláusulas de bonificación para compañías que subcontraten a pequeñas empresas, así como la posibilidad de adjudicar contratos a UTES. ¿Pero existirá algún otro atenuante reseñable?

Nuestro objetivo es racionalizar la contratación y lograr una mejor calidad de la prestación de los servicios que se contratan, sin afectar a la estructura y composición del mercado actual ni interferir con el funcionamiento de las empresas.

En cuanto a las UTES , sí se va a admitir que liciten tal y como prevé la Ley de Contratos del Sector Público.
Asimismo, otro de los grandes cambios que traerá el nuevo sistema de contratación pública, que se regula a través de la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA), es un mayor control de los abusos. ¿Cómo se llevará a cabo el reclamo de una mayor transparencia en contra de la competencia desleal?

En el procedimiento de contratación centralizada se vela y garantiza en todo momento la igualdad de trato, la transparencia y el cumplimiento de todos los principios de contratación pública establecidos en la normativa en vigor. Por ello, en los nuevos contratos objeto de centralización se están celebrando sesiones de información dirigidas a cada uno de los sectores afectados, como la celebrada recientemente con representantes del sector de limpieza y del sector de empresas de seguridad, y se envía posteriormente un cuestionario a los participantes debidamente acreditados para que formulen sugerencias que pueden ser de interés para el nuevo contrato.

Por otro lado, para evitar la competencia desleal, la primera medida adoptada es, con carácter previo a su publicación, la de remitir los pliegos a la CNMC para su informe, puesto que la Comisión es el órgano que mejor puede asesorar al órgano de contratación en materia de competencia.

En concreto, en el caso de limpieza se está poniendo además un especial interés en la obtención de datos fiables sobre el personal con derecho a subrogación en cada edificio, para que todas las empresas licitadoras dispongan de dicha información a través de los pliegos y tengan los elementos esenciales que les permitan formular la oferta en las mismas condiciones, con independencia de que en la actualidad estén o no prestando dicho servicio.

Finalmente, se está analizando desde el punto de vista jurídico la posibilidad de establecer como condición especial de ejecución en los pliegos la subrogación del personal, que es una obligación que corresponde a las empresas por convenio, no a la Administración, y se van a fijar en los pliegos el número mínimo de horas que garantiza la calidad del servicio y el cumplimiento de frecuencias que se exigirán en el PPT, aunque no se van a contratar horas sino resultados, tareas y servicios.

Consideramos que estos mecanismos, así como el establecimiento de un pliego de prescripciones técnicas lo suficientemente detallado, unido a un sistema de control y seguimiento y de penalidades muy estricto, garantizan que todas las empresas conozcan las condiciones en las que se debe prestar el servicio, y limitan la competencia desleal entre empresas, porque el incumplimiento de los requerimientos mínimos fijados en el pliego, como saben, puede dar lugar a la resolución del contrato.
El contrato marco para el sector de la Limpieza e Higiene Profesional se encuentra en fase de diseño. ¿Qué previsiones, en este sentido, maneja la Dirección General de Racionalización y Centralización de Compras?

La fecha prevista de entrada en vigor del nuevo contrato es el 1 de enero de 2015. Sin embargo, los servicios que actualmente están incluidos en 111 contratos con diferentes fechas de finalización comenzarán a prestarse en los distintos edificios, de forma paulatina, a lo largo del año 2015. La fecha de finalización del contrato centralizado será el 30 de junio de 2017, con posibilidad de prórroga por dieciocho meses.

En cuanto a su ámbito, incluye más de 400 edificios situados en la Comunidad de Madrid destinados principalmente a uso administrativo, judicial y laboratorio, adscritos a todos los ministerios, sus organismos autónomos, entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social y agencias. El coste actual de dichos servicios está en torno a los 60 millones de euros al año.
Una de las particularidades de los contratos en este sector radica en la subrogación. ¿Cómo se abordará la gestión de personal?

Como usted señala, el elemento esencial de este contrato es el personal subrogado puesto que determina y condiciona el coste del contrato. Se ha pedido a las empresas adjudicatarias actuales que certifiquen en base al Texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público el personal con derecho a subrogación y los datos esenciales del mismo,-código de contrato, antigüedad, jornada, pluses, etc.- y se dará información en el pliego a las empresas sobre las condiciones de dicho personal.

Además, se ha analizado en el convenio colectivo en vigor, tanto la regulación de los costes salariales- pluses, antigüedades, jornada máxima diurna o nocturna- puesto que son factores determinantes a la hora de analizar el presupuesto del contrato, como otros aspectos regulados en el mismo que condicionan la movilidad del personal o regulan la posibilidad de subrogación de una empresa a varias.

Sin embargo, la Administración no va a contratar horas, sino un servicio integral de limpieza que vendrá definido en función de tareas, resultados y frecuencias. La subrogación es una obligación entre empresa y trabajadores. No es una obligación directa de la Administración.

De todos modos se está estudiando la posibilidad de establecer como condición especial de ejecución la efectiva subrogación del personal en el momento de formalización del contrato, así como el cumplimiento del pago de salarios y cuotas sociales, y la fijación de un número mínimo de horas al año por cada lote que garantice la correcta prestación del servicio en función de los niveles de calidad y las frecuencias establecidas en el pliego.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa