Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

La Prevención de Riesgos Laborales como ausencia formativa en FM

18/12/2017 - Manuel Sanz Moríñigo, director general de STUDIOS MEDOS (SMDOS)
En plena carrera formativa, máxime tras la vuelta de las vacaciones estivales, son cada día más los técnicos que se plantean especializarse en el Facility Management. Sabia decisión.

Sin duda, la gestión dirige muchas de nuestras carreras profesionales y se convierte en el foco de nuestra actividad diaria, aún cuando nuestras carreras sean técnicas.

No obstante, este avance imparable merece una reflexión por parte de los responsables de los cursos y también del alumnado que elige el tipo de formación y el ente académico que lo proporciona. Está clara la existencia de muchos ítems que hay que tener en cuenta en tan importante, y a veces costosa, decisión.

Será por deformación profesional (casi 30 años en el ejercicio de la PRL), que cuando llega a mis manos (o a mi pantalla) el programa formativo y el profesorado, busco con ahínco rápidamente los temas relacionados con Seguridad y Salud. Y aquí viene la constatación de la dura realidad: son muy pocos los programas que incluyen alguna reseña sobre este capítulo. Craso error.

No dudo de la importancia de la variedad de temas que han de transmitirse en este perfil cada día más demandado, pero dejar de lado u obviar la Seguridad y la Salud es abandonar a su suerte a este compañero por el resto de su vida profesional, donde su única capacidad de formarse en estos asuntos será a través de incidentes, ocasiones de peligro, sanciones administrativas, demandas civiles, etc.

A nadie se le escapa la ‘transversalidad’ que tienen ciertas materias. Sin duda, la Seguridad y la Salud es una de ellas. Presente en nuestras vidas desde que nos levantamos cada mañana, ¿cómo no va a tener relevancia en nuestro trabajo y en su entorno?

Señores ‘programadores’ de temario: no se trata de hacer una especialidad o máster en PRL para este alumnado, pero sí darle conocimientos básicos pero actualizados sobre las necesidades que se le presentarán en esta materia y que deberá resolver y/o ayudar en su gestión, tanto a su cliente como a terceros (usuarios, inquilinos, público, proveedores, etc.).

No son pocos, y seguramente cada día serán más, los compañeros que, meses o años atrás, de algún máster en FM, nos llaman, con cierta angustia, sometidos a dudas relacionadas con la Seguridad y la Salud que no saben cómo resolver.

Hay que reconocer que todo lo relacionado con el I+D+i, lo que provenga de más allá de nuestras fronteras (BREEAM, LEED, etc.) llama poderosamente la atención del público, del alumnado y son un atractivo reclamo en la captación de los mismos. Pero lo cierto es que, más allá de cierto “esnobismo” que tanta sigla representa, pocos temas son tan vitales y necesarios como el manejo con soltura de toda la terminología y los agentes que se dan cita desde el punto de vista de la PRL.

En muchos de los casos, es preciso observar cómo compañeros del FM con gran experiencia no son capaces de estructurar los problemas derivados de acciones u omisiones en esta materia, siendo víctimas de asesoramientos mediocres (y normalmente interesados) de los propios agentes: clientes titulares de patrimonio, inquilinos que reclaman, proveedores de servicios que alegan, etc.

Tan solo una pequeña base en esta materia, normalmente no contemplada en los nuevos planes de estudios académicos, permitiría, si no solucionar al detalle (que para eso estamos los especialistas en PRL), sí al menos estructurar las necesidades y conocer dónde acudir a plantear el problema y encontrar la solución. Por otro lado, sin esa ‘base’, las recomendaciones efectuadas por los asesores de PRL no pueden ser tampoco traducidas en acciones concretas y necesarias.

Si a esta insuficiencia habitual de los programas formativos, añadimos el poco conocimiento de los técnicos de PRL en el mundo de FM, se obtiene una conjunción nada favorable para asistir al cliente final con la calidad que se le ofrece en otras materias. No debemos olvidar que la capacidad de gestión como principal valor en el FM ante su cliente no debe tener fisuras ni ‘talones de Aquiles’.

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Palabras clave:

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa