Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

Mantenimiento de Instalaciones 3.0

22/01/2019 - Iván Gómez, Energy Operations Leader Global Workplace Solutions. Energy & Sustainability CBRE EMEA y Tomás Galiano, BBVA Global Alliance Director CBRE Global Workplace Solutions
En el siglo XXI, nos movemos en un entorno en cambio constante, la tecnología progresa a una velocidad de vértigo y las organizaciones, las formas de trabajo o los trabajadores no siempre somos capaces de transformarnos o adaptarnos a la misma velocidad.
Figura 1.

Pero centrémonos en el mantenimiento de instalaciones, en las formas de trabajo actuales versus las formas de trabajo tradicionales y hacia dónde va el futuro.

Tradicionalmente había 2 corrientes a la hora de afrontar el mantenimiento de una instalación o conjunto de instalaciones:

  1. Cumplimiento Normativo minimizando el coste de mantenimiento: en este modelo, la idea es minimizar el coste de mantenimiento corriente, realizando el mantenimiento preventivo mínimo y reemplazado los activos cuando ya no dan el servicio mínimo requerido.
  2. Cumplimiento Normativo y maximizar la duración de los activos: bajo este modelo se trata de planificar un mantenimiento que intente prolongar la vida del activo y reemplazarlo lo más tarde posible.

Evidentemente no hay una fórmula perfecta, puesto que la estrategia a seguir dependerá de muchos factores, tales como el tipo de activo, su criticidad, la tecnología, obsolescencia, amortización, si es en propiedad o leasing

Desde hace ya algunos años nos enfrentamos a un nuevo reto a la hora de afrontar el mantenimiento de las instalaciones, debido a que las necesidades de nuestros clientes apuntan hacia un mantenimiento integrado, seguro y muy eficiente, incluso para sus instalaciones más críticas. A estas premisas se añaden las oportunidades que nos brinda la transformación digital y, por supuesto, la responsabilidad social con el medio ambiente.

Todo esto implica que el mantenimiento de instalaciones está inmerso en un proceso de transformación, pasando de un modelo de planificación temporal a un modelo de gestión de instalaciones basado en tres áreas interrelacionadas: mantenimiento, operación y energía.

Esta interrelación nos lleva a un nuevo enfoque basado en el CBM, (Condition Based Maintenance). Para ello es necesaria la integración de herramientas que permitan el control de las instalaciones, seguimiento en la operación, interrelación entre las áreas, así como el análisis de señales  y la capacidad de toma de decisiones. (fig1)

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa