Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

La inteligencia urbana

18/12/2017 - Markel Gruber Bergmann, consejero delegado de Global Switch
En su ya clásico E-topia (1999), William Mitchell nos avanzaba lo que se avecinaba con respecto a la inteligencia urbana. Decía: “El nuevo tejido urbano se caracterizará por hogares para vivir y para trabajar y configuraciones remotas. Todo ello redefinirá la tarea intelectual y profesional de los arquitectos, los urbanistas y el resto de profesionales que se ocupan de los espacios y lugares en los que transcurre nuestra vida diaria”.

En el siglo XX los edificios se diseñaban con formas predeterminadas que raras veces cambiaban y se adaptaban al comportamiento de los ciudadanos. El aprendizaje de los edificios era lento o nulo. Para William Mitchell, “la arquitectura ya no es simplemente el juego de los volúmenes bajo la luz: ahora incluye el juego de la información bajo el espacio (..) Hoy el espacio servido electrónicamente no tiene que estar concentrado en grandes áreas contiguas, sino que pueden distribuirse realmente a través de un tejido urbano finamente granulado”.

Las ciudades inteligentes forman parte de nuestra realidad en mayor o menor medida. Desde hace tiempo se viene trabajando en el desarrollo de automóviles autónomos que sean más respetuosos con el medio ambiente, en el tratamiento de residuos, en edificios inteligentes que hacen más confortable y amigable la vida de los ciudadanos. Actualmente, el 50% de la población vive en ciudades, y para el 2050 se estima que esta cifra llegue al 85%.

Se puede definir Smart City como aquella ciudad que usa las tecnologías de la información y las comunicaciones para hacer que tanto su infraestructura crítica como sus componentes y servicios públicos sean más interactivos y eficientes. En un contexto tecnológico el concepto Smart City y el IOT, internet de las cosas, va muy ligado, dando pie a una gran cantidad de información que va a tener que ser tratada; la ingente cantidad de datos hará que se deban de afrontar soluciones de Big Data como una pieza más para el tratamiento de la inteligencia de las ciudades.

Los conceptos de Smart City e IOT tienen su fundamento en el M2M, “machine to machine”, en la interconexión global de elementos que darán y estarán al servicio del nuevo ciudadano digital. Este ciudadano busca nuevos servicios públicos y nuevas formas de relacionarse con la Administración, si bien las administraciones deben contribuir a evitar la violación de la privacidad digital. ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de un espionaje generalizado en las plataformas hiper-conectadas? Quizás en unos pocos años tendremos que preocuparnos más por cómo los gobiernos utilizan los datos para controlar, que para integrar al ciudadano a la gestión pública en tiempo real y para ofrecerle mejores servicios.

Las redes de comunicaciones juegan un papel fundamental en el despliegue de los servicios asociados a las Smart Cities; son fundamentales para la interconexión de dispositivos y personas. Se tratará de redes heterogéneas en las que la interoperabilidad y transparencia serán esenciales.

Las ciudades inteligentes no solo deben ofrecer una Administración electrónica, también tendrán que estar orientadas al confort del ciudadano, brindando servicios de calidad eficientes. Habrá que realizar inversiones en capital humano, en aspectos sociales e infraestructuras energéticas, en gas, electricidad y agua, así como en el transporte, edificaciones y elementos arquitectónicos de vanguardia.

Servicios de calidad

Existen múltiples ejemplos y aplicaciones sobre las ciudades inteligentes, como los dispositivos que miden el tráfico en tiempo real sobre las diferentes vías de una ciudad, con el fin de informar a los conductores sobre cuáles son las mejores opciones para llegar al destino en función del tráfico. La experiencia recogida por estos sensores, servirá a la hora de tener que tomar decisiones en relación a la urbanización y trazados de circulación.

En el marco del tráfico, también podemos conocer el estado de aparcamientos, ocupación de los estacionamientos públicos, información que será muy útil en lo relativo a gestión del transporte público. Se dispondrá de la geolocalización en tiempo real de transportes colectivos, que junto con la información de densidad de tráfico, permitirá ofrecer servicios más puntuales y acotados a horas de llegada y partida.

Existe toda una revolución en la utilización de las luces. La tendencia actualmente es ir a lámparas más eficaces, como las luces LED; luces inteligentes que pueden ver, escuchar y sentir a sus alrededores, creando datos que puedan mejorar la eficacia e impulsar los servicios de las ciudades inteligentes. Actualmente se están desarrollando focos LED inteligentes con sensores, computación y capacidad de comunicación. Los focos de iluminación están destinados a convertirse en un elemento esencial en la revolución de Internet de las cosas.

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa