Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
REPORTAJE

La perspectiva del BIM en España

09/01/2017 - Por Leticia Duque
La arquitectura ha tenido que evolucionar en los últimos años de la mano de la tecnología. El aterrizaje de la metodología BIM implica un cambio de chip que afecta a todos los agentes que intervienen en el proyecto de un edificio o una infraestructura del tipo que sea, obra nueva o remodelación, otorgando un nuevo nivel a lo que significa liderar y gestionar un proyecto teniendo en cuenta todo el ciclo de vida del mismo.

Desde los años 90 el sector de la edificación, que pasó del rotring al CAD, ha dado un salto evolutivo -como venimos escuchando en jornadas, congresos, charlas, temarios de cursos formativos y un largo etcétera- gracias al BIM (Building Information Modeling). “La transición del rotring al CAD había resultado suave, ya que sólo implicaba un cambio de herramienta, pero no de metodología, puesto que seguía delineando, como toda la vida”, nos explica Esther Maldonado, arquitecta-CEO en ArquiBIM. “El BIM implicaba dejar de delinear para empezar a construir virtualmente, algo que, visto desde fuera, parecería una obviedad, pero desde dentro del sector era demasiado complejo y traumático”.

BIM es una metodología de trabajo colaborativa (ahí la clave) para la creación y gestión de un proyecto de construcción, no sólo software, sino también  modelos tridimensionales y bases de datos. BIM partiría de un modelo virtual de la infraestructura que simula la construcción con todos sus componentes y toda la información relativa a la misma (estructura, instalaciones, materiales, mediciones, costes, análisis energético, fases de construcción, gestión, etc.) Su objetivo es centralizar toda la información del proyecto en un modelo de información digital creado por todos los agentes.

Según la asociación buildingSMART Spaninsh Chapter, “BIM supone la evolución de los sistemas de diseño tradicionales basados en el plano, ya que incorpora información geométrica (3D), de tiempos (4D) y de costes (5D), así como información sobre sostenibilidad y eficiencia energética”.

Otra idea en la que desde el sector se quiere hacer hincapié es el uso de BIM desde más allá de la fase del diseño, “abarcando la ejecución del proyecto y extendiéndose a lo largo del ciclo de vida del edificio, permitiendo la gestión del mismo y reduciendo los costes de operación”, explica la asociación.

Marco legislativo

El marco regulatorio para BIM difiere en distintos países en cuanto a su obligatoriedad o voluntaria aplicación. Durante la última década, la metodología BIM se ha implantado de forma progresiva en los países, en algunos de ellos ha sido prioridad en las agendas de sus Administraciones, las cuales han impuesto o valorado su uso en obra pública, siguiendo la recomendación de la Directiva Europea de Contratación Pública 2014/24/UE, que aún no está transpuesta en España. 

Por otro lado, la metodología openBIM está basada en el uso de estándares abiertos, es decir sirve para el intercambio de datos entre agentes, procesos y aplicaciones, lo que viene definido por la ISP 16739:2013.

AENOR en el año 2013 publicó la norma UNE-ISO 21500 “Directrices para la dirección y gestión de proyectos”, cuya finalidad es recoger los procedimientos básicos necesarios para realizar los procesos de gestión y dirección de los proyectos. Esta norma es si bien una traducción de la regulación internacional ISO 21500:2012. Su objeto es orientar a la dirección y gestión de proyectos y puede usarse por cualquier tipo de organización, pública o privada, u organizaciones civiles sin ánimo de lucro; y para cualquier tipo de proyecto, con independencia de su complicidad, tamaño o duración.

Esta norma internacional proporciona una descripción de conceptos y procesos que se consideran que forman parte de las buenas prácticas en dirección y gestión de proyectos. Los proyectos se ubican en el contexto de programas y carteras de proyectos, aunque la norma no proporciona una orientación detallada para su gestión, solo se mencionan en lo que se refiere a la dirección y gestión de los proyectos.

Para leer el resto del reportaje, accede a este enlace.

Palabras clave:

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa