Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

Tecnologías que se inclinan hacia la Industria 4.0

06/09/2017 - EU Automation
La Industria 4.0 es aún un concepto incipiente. Sin embargo, los rápidos avances y cambios socioeconómicos están provocando alteraciones en los negocios y la sociedad, y la cuarta revolución industrial está comenzando a dar sus primeros pasos hacia un fuerte descenso.

Existen tres puntos de inflexión que podrían empujar a la Industria 4.0 a que finalmente se convierta en un concepto completamente materializado.

Datos

El auge en el uso de datos y su consiguiente abundancia se puede atribuir al avance de la Industria 4.0, y ha supuesto que las empresas tengan que revisar sus sistemas. Ese aumento en los volúmenes de datos ha dado lugar al término acuñado de “big data” (datos masivos), y ha provocado que las empresas necesiten ahora más que nunca almacenar y recopilar información y, con ello, optimizar su uso. Actualmente, las empresas utilizan datos históricos con análisis avanzados, lo que permite que las máquinas cognitivas se autodiagnostiquen y configuren. El uso de sistemas cibernéticos y físicos para detectar problemas aumenta la productividad y la calidad. Las empresas también se están inclinando por un consumo energético más inteligente mediante el uso de plataformas de ciclo de vida útil de los productos y la computación en la nube.

Conectividad

La era de la globalización económica también ha constituido un factor determinante para la Industria 4.0. Las cadenas de suministro globales son cada vez más comunes, aunque traen consigo problemas de eficiencia debido a las distancias y a las diferencias horarias. La solución propuesta por la Industria 4.0 consiste en crear una fábrica global virtual: una red de negocios de diversas regiones que pueda resolver los problemas de conectividad entre empresas y también se dedique a la relación entre el cliente y el proveedor.

A este respecto, el creciente uso de tecnología, como el acceso remoto a bases de datos (RDA) y la tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID), para recabar y distribuir información respalda la idea de que el Internet de las cosas puede ser una infraestructura digital global.

El cliente

También la evolución en las necesidades del cliente final ha servido para revitalizar la Industria 4.0. La tecnología innovadora, como la impresión en 3D, hace posible la conversión de un diseño digital en un producto físico, algo que se está materializando con rapidez en el ámbito industrial. De esta forma, los productos pueden personalizarse para cada individuo, aunque en realidad se fabrican en masa.

Usar un sistema digital para diseñar y crear productos genera flexibilidad tanto para la empresas como para las operaciones empresariales y el usuario final. La combinación del aporte humano del cliente con los análisis de datos y la respuesta dinámicos podría suponer que, en el futuro, se cree un ecosistema digital en el que la decisión humana se vea aumentada mediante algoritmos.

Ha llegado la hora de que las empresas den el salto a la Industria 4.0, y hay algo que es más que obvio: si su intención es crearse unas alas para su salto al vacío, va a necesitar de un plan trabajado y de un equipo implicado en la labor. 

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa