Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
ARTÍCULO TÉCNICO

Cómo anticiparse a la futura normativa europea de construcción sostenible

03/05/2018 - Rosalía Fernández Pardo, técnica del organismo certificador BREEAM en España
El sector de la construcción en Europa representa el 40% del consumo total de energía, produce un 35% de las emisiones de efecto invernadero, un tercio del consumo de agua y un tercio de los residuos generados.

Es absolutamente necesario actuar para reducir estos datos. La reducción del consumo energético y el uso de energía procedente de fuentes renovables en el sector de la edificación podrían permitir que la Unión Europea cumpliese con el Protocolo de Kioto, así como con su compromiso a largo plazo de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 2°C, y el de reducir para 2020 las emisiones totales de gases de efecto invernadero en un 20%, como mínimo, con respecto a los niveles de 1990.

Cumplir estos objetivos en plazo – finales de 2020– resulta muy complicado a estas alturas en España, debido principalmente a la situación de crisis que hemos atravesado durante los últimos años, que no ha facilitado el avance hacia la consecución de estos retos.

Normativa europea, ¿en qué momento está?

El Parlamento Europeo, junto con la Comisión Europea y el Consejo Europeo, son los tres organismos que deben establecer, antes de que finalice 2018, las pautas en materia energética para lanzar la nueva directiva que entrará en vigor previsiblemente en 2020.

De esta manera, los ciudadanos europeos tendrán la guía que les marque el camino que se debe seguir hacia el objetivo comprometido por todos en 2015: cumplir con el Acuerdo de París (su aplicación para 2020, cuando finaliza la vigencia del Protocolo de Kioto) de descarbonización total en 2050 que revierta el cambio climático. El Parlamento Europeo ha dado un gran paso en la utilización de energías renovables, ya que el proyecto de nueva directiva eleva el porcentaje de uso de energías renovables del 27 al 35% en 2030. Además, protege el autoconsumo y acaba con el llamado ‘impuesto al sol’ que el gobierno español implantó con críticas generalizadas.

España es el país de la Unión Europea con más infracciones medioambientales. Cerró 2017 con 30 expedientes abiertos, cuatro más que el año anterior, suponiendo casi el 10% de todo lo acumulado por los 28 estados. Lideramos el ranking de países que han pagado más multas por incumplir la normativa comunitaria y esto debería provocar una profunda reflexión. Los casos abarcan todas las materias: gestión incorrecta del agua, omisión de evaluaciones en proyectos urbanísticos, protección de espacios naturales o contaminación del aire.

¿Y en España?

Los grandes retos del sector de la construcción en el futuro más próximo en España son la Estrategia 2020 (emisiones de gases de efecto invernadero un 20% menores a los niveles de 1990, 20% de energías renovables e incrementar un 20% la eficiencia energética) y cumplir la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios (2010/31/EC) para la implantación en 2020 de los llamados “Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo” o NZEB (Near Zero Energy Building).

A 31 de diciembre de 2020 todos los edificios nuevos serán de consumo de energía casi nulo, aunque ya a partir del 31 de diciembre de 2018 se aplica a los edificios nuevos propiedad de las autoridades públicas y que están ocupados por ellas.

Para leer el artículo completo, acceda a este enlace.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa