Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

El papel del Facility Manager para sacar partido a la Memoria de Información No Financiera

30/04/2019 - Por Grupo SIFU
Más allá de la obligatoriedad de la memoria, Grupo SIFU se postula para acompañar a las empresas en este viaje rumbo a la sostenibilidad

El pasado 30 de diciembre entró en vigor la nueva Ley 11/2018 de Información no financiera y diversidad, un ordenamiento que sustituye al Real Decreto-ley 18/2017 y eleva las exigencias en cuanto a contenido, transparencia y fiabilidad de la información no financiera que proporcionan las grandes empresas. Esto significa que ya no será suficiente con la presentación del Informe Financiero, sino que las empresas tendrán que tener en cuenta otros aspectos como la economía circular o los derechos humanos en su gestión. Hay empresas que ya incluían estas informaciones en Informes o Memorias de RSC, pero ahora el Informe de Información no Financiera será obligatorio para aquellas empresas con un número medio de empleados de 500 o que cumplan diversos aspectos relacionados con la facturación. Esta ley contempla, además, que cada vez sea mayor el número de organizaciones afectadas por la obligatoriedad de realizar la memoria.

Para las empresas afectadas por la normativa, más allá de ver el informe únicamente como una obligatoriedad, la clave está precisamente en tratarlo como una oportunidad para hacer un análisis de la situación, es decir determinar en qué punto se encuentra la organización y qué mejoras se pueden plantear en las cinco áreas que fija la norma: el medio ambiente, las cuestiones sociales y relativas al personal, el respeto por los derechos humanos, la lucha contra la corrupción y el soborno, y los efectos sobre la sociedad. 

Como figura fundamental para conseguir que las instalaciones y organizaciones alcancen una mayor eficiencia, usabilidad y menor impacto medioambiental, entre muchas otras funciones, el Facility Manager no puede quedar al margen de la nueva ley. En concreto, el informe deberá abarcar cuestiones relativas al medio ambiente, incluyendo información sobre el impacto que las actividades de la empresa pueden causar en nuestro medio y también las acciones preventivas en ámbitos como la contaminación, la gestión de residuos, el cambio climático, la protección de la biodiversidad o cómo hacer un uso más sostenible de los recursos. Por otra parte, las memorias de información no financiera también harán hincapié, en el capítulo de cuestiones sociales y relativas al personal, en cómo la empresa gestiona aspectos como la organización del trabajo, la salud y seguridad de la plantilla o si se garantiza un acceso universal para las personas con discapacidad. Desde el apartado de la memoria dedicado a la información sobre la sociedad, otros puntos relevantes son los compromisos de la empresa con el desarrollo sostenible y la subcontratación y gestión de proveedores.

Las organizaciones cuentan con una forma de gestión cada vez más transversal, en la que muchos departamentos y figuras son corresponsables de múltiples factores. En esta línea, todos los factores anteriormente expuestos se pueden vincular directamente con la figura del Facility Manager, que ocupa una posición en auge y que puede dar respuesta, solución y mejoras en dichos campos. 

Grupo SIFU, con más de 25 años de trayectoria contribuyendo al crecimiento y desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa de grandes compañías, creó hace años la consultoría de formación SCP. Conscientes de que las empresas, cada día más, solicitaban asesoramiento en aquellas áreas que no eran parte de su negocio y que afectaban directamente a la reputación de las mismas, surgió el proyecto de desarrollar planes de sostenibilidad para las empresas. Es, precisamente, desde esta misma área que el grupo empresarial se postula, apoyado en su propio expertise y en su ADN social de origen, para acompañar a las empresas en el desarrollo de sus Memorias de Información No Financiera y Diversidad, pero sobre todo, para sentar las bases de una nueva estrategia de negocio más sostenible y responsable en base a los cinco pilares que dibuja la nueva ley.

Esta normativa introducirá a muchas organizaciones en un proceso completamente nuevo. Requerirá de una gran labor de diagnóstico interno, recopilación de información y análisis de resultados, un proceso en el que Grupo SIFU puede ayudarles para conseguir que la Memoria de Información No Financiera no sirva únicamente para cumplir con la ley, sino que se convierta en palanca de cambio para construir una organización más responsable y sostenible. Para lograr su éxito, sin embargo, será también imprescindible la implicación por parte de las diferentes divisiones afectadas en la recopilación de indicadores y el compromiso de la alta dirección, pues es una gran oportunidad para establecer la sostenibilidad como una línea estratégica de la compañía si así se determina desde la alta dirección.

En definitiva, esta ley puede suponer un gran impulso para la Responsabilidad Social Empresarial. Aunque cada vez más empresas presentan informes no financieros -875 empresas en 2017, un 6% más que el año anterior-, ahora serán muchas más las que deberán hacerlo. Aparte de la información de gran valor que se hará pública, este ejercicio abrirá la puerta a una reflexión profunda a nivel interno en la que el Facility Manager tiene mucho que aportar. Más allá de fijarse en las magnitudes económicas y de negocio, las empresas tendrán la oportunidad de plantearse qué tipo de organización desde el punto de vista social y medioambiental son y quieren ser. Así pues, la sostenibilidad tiene con esta nueva normativa una gran oportunidad para convertirse en una palanca de transformación para las empresas, para implicar a los equipos humanos y profundizar en la gestión de la empresa desde dentro.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa