Facility Edición impresa Ver sumarios Suscribete
NOTICIA

Las Auditorías Energéticas realizadas podrían generar inversiones en eficiencia energética en más de 1.200 grandes empresas

21/04/2017 - Asociación de Empresa de Eficiencia Energética - A3e
Las auditorías energéticas obligatorias realizadas por las grandes empresas en seguimiento del Real Decreto 56/2016 constituyen el primer paso para implantar una cultura de la eficiencia energética en la economía española.
Presentación del Estudio A3e sobre el Impacto del Real Decreto 56/2016 con la presencia de cuatro representantes de Comunidades Autónomas.

El Estudio de A3e sobre el Impacto de este Real Decreto revela que, a pesar de un probable cumplimiento limitado de la normativa, aproximadamente un tercio de las empresas auditadas invertirá en mejorar su gestión energética durante 2017.

El pasado 14 de febrero de 2017 concluyó el plazo para la entrega de la documentación relativa a la realización obligatoria de auditorías energéticas (o implantación de Sistemas de Gestión Energética) en grandes empresas, en seguimiento del Real Decreto 56/2016 de eficiencia energética.

Esta obligación busca estimular la adopción de medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) en un país menos concienciado que muchos de su entorno con el ahorro energético. Un mes después de la fecha límite para la entrega de la documentación que pruebe la realización efectiva de dichas auditorías, y en plena fase de revisión por parte de las comunidades autónomas, todavía no se conocen datos globales oficiales sobre la cantidad de instalaciones auditadas, ni las empresas que han podido incumplir con la obligación o el impacto que el Real Decreto va a generar en términos de ahorro económico o reducción de emisiones. 

Sin embargo, el estudio sobre el Impacto del R.D. 56/2016, llevado a cabo este mes de febrero por A3e con información proporcionada por sus empresas, ya revela algunos datos interesantes sobre el grado de cumplimiento de la nueva normativa y la predisposición de las empresas afectadas y la Administración pública para apostar por la eficiencia energética en los próximos años:  

  • Según el Estudio de A3e, el 34% de las grandes empresas todavía no habría cumplido con la obligación de realizar auditorías. Este porcentaje implica que aproximadamente 1.300 grandes empresas estarían expuestas a importantes sanciones.  
  • El 50% de las auditorías energéticas realizadas se habrían contratado solo para cumplir con la normativa, sin que se haya observado una intención  clara por parte de las empresas contratantes de convertir los datos obtenidos en ahorro y eficiencia energética. 
  • Por el contrario, el 29% de las empresas auditadas tendrían la intención de invertir en reducir su consumo energético en 2017. 
  • Sólo el 6% de las empresas auditadas por los proveedores de servicios energéticos encuestados son públicas.  
  • Por lo que respecta al impacto directo en el sector de la eficiencia energética, el 89% de los proveedores de servicios energéticos consultados habría incrementado los ingresos un 17% de media y el 59% habría incrementado la plantilla 4,5 personas de media.

Estos datos, aunque provisionales, no sólo representan un indicador significativo del nivel de cumplimiento del Real Decreto. También nos permiten realizar una serie de reflexiones sobre las condiciones necesarias para el crecimiento del mercado de la eficiencia energética en los próximos años, en su mayoría centradas en el papel a desempeñar por la Administración pública y su compromiso con la eficiencia energética: 

  • Tanto el porcentaje de empresas que han realizado las auditorías energéticas (dos tercios de las obligadas) como el porcentaje de empresas que han acometido la auditoría solo pensando en ‘cumplir con la normativa’ (50%) implica que la labor de control y sanción que desarrollen las comunidades autónomas en los próximos meses va a ser fundamental para que las empresas entiendan que la eficiencia energética es una oportunidad de ahorro, y no un mero trámite burocrático impuesto por la Administración. Su tarea va a ser complicada. A la ausencia de un censo oficial del número de grandes empresas en cada Comunidad se une el hecho de que, tal como han expresado varios representantes de comunidades autónomas, los organismos encargados de la supervisión están realizando esta labor de supervisión con el máximo rigor posible, con los mismos recursos humanos y materiales que tenían antes de que el Real Decreto entrara en vigor. 
  • A pesar de sus limitaciones y mejorable nivel de cumplimiento, el Real Decreto va a suponer un importante impulso para que en 2017 se adopten más medidas de eficiencia energética y más empresas opten por implantar Sistemas de Gestión Energética. Un porcentaje del 29% de empresas  dispuestas a invertir en eficiencia energética (en torno a 1.200 grandes entidades) significa una sólida plataforma para difundir la importancia del ahorro y la eficiencia energética en el tejido económico nacional. 
  • El bajo porcentaje de empresas públicas auditadas (6%) también indica una preocupante falta de concienciación en la Administración pública. 

La eficiencia energética, un camino ineludible para Europa y España

Pese a este cumplimiento parcial del R.D. 56/2016, el bajo compromiso percibido en las empresas públicas y las dificultades que las comunidades autónomas puedan encontrar en estos meses para controlar el alcance y la calidad de las auditorías, el sector tiene razones para ser optimista. 

Es de prever que las lecciones aprendidas y la difusión ya conseguida en esta primera experiencia, unidas al impacto en términos de ahorro y a las sanciones que se impongan por la no realización de las auditorías energéticas, contribuirán a mejorar la cobertura de la normativa en próximas ocasiones. 

Por otro lado, el reciente paquete de medidas “CleanEnergyforAllEuropeans”, anunciado por la Comisión Europea el pasado 30 de noviembre, marca la hoja de ruta en el continente hacia una economía baja en carbono priorizando de manera explícita el uso de la eficiencia energética. Antes del 31 de diciembre de 2017, España tiene que presentar a la Unión Europea una propuesta de Energía y Clima que contribuya a mejorar un 30% la eficiencia energética antes de 2030.

Para cumplir este objetivo es esencial que, mientras que este nuevo respaldo político europeo a la eficiencia energética se transforma en Directivas concretas y se transpone a nuestra legislación nacional, tanto las empresas obligadas como la Administración pública asuman que la eficiencia energética es ya un factor de competitividad decisivo y un camino ineludible para todos.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa