Joaquín Montesinos.
Joaquín Montesinos Director Althea Management Solutions

El desafío del Facility Manager en tiempos de coronavirus

Gestión de servicios. Crisis sanitaria.

Crisis sanitaria, sin duda. Crisis económica, seguro. Ante esta situación, ¿qué podemos hacer? Bajar precios, dejar de comprar, despedir. Estamos superados y angustiados, sí, pero también somos resilientes y capaces de superar esto y más.

Propongo un reseteo global. Agitemos las mentes y hagamos de esta crisis una excusa perfecta de mejora, de hacer las cosas excelentes, de construir. Algo que suena a música de violines, puede ser una opción para sobrevivir y una oportunidad para crecer.

Mi empresa es experta en gestión del Facility Management y acompañamiento en la gestión del cambio, que como saben abarca contratación de suministros, abastecimiento, limpieza de edificios, mantenimiento, eficiencia en la gestión… Lo que antes era el cajón desastre de toda empresa, y ahora es parte esencial en la estrategia corporativa, y precisamente son muchos de estos servicios los que esta crisis sanitaria ha puesto en el punto de mira con un resultado general de suspenso, con algún aprobado justito. ¿Lo estábamos haciendo mal? Sí. ¿Podemos mejorar? Sin duda. Así que ya tenemos la primera lección que esta situación nos ha dado.

No imaginábamos una vivencia así ni en la peor de las pesadillas, pero ha sucedido y hemos constatado la debilidad de nuestras compañías. En la era tecnológica, no somos capaces de mandar a nuestros empleados a teletrabajar con los recursos necesarios; ni teníamos previsto un plan de comunicación de crisis; ni un plan de contingencia. Por no decir, una definición clara de dónde estábamos y a dónde queríamos llegar.

Si escuchamos estos mensajes que nos envía la pandemia, reaccionemos. Por fin tenemos tiempo para reconstruir nuestras empresas. No se trata de pensar en despidos, y dejar al mínimo la contratación de servicios y suministros como si estuviéramos en la postguerra, sino de contratar con eficiencia y con calidad. Recomendamos un autodiagnóstico de situación. Revisar los contratos actuales, los consumos, la organización del trabajo, los servicios necesarios, los turnos, los gastos y su retorno. La gestión del Facility Management tiene un gran reto por delante.

Ojalá esta crisis sanitaria nos sirva para evolucionar.