Securitas ofrece soluciones para la medición de temperatura corporal

medición temperatura cámaras térmicas

medición temperatura

Securitas

Securitas sigue reforzando capacidades para ayudar a empresas e instituciones a enfrentarse a los retos presentes y a los que se abren con la progresiva recuperación de la actividad y la reapertura de instalaciones.

Una de ellas es la medición de la temperatura corporal con cámaras termográficas, que permiten detectar, de manera no intrusiva, a personas con síntomas de fiebre en accesos y otras zonas críticas, para salvaguardar la salud de empleados, usuarios y visitantes. Esta solución, junto al control de aforo y el distanciamiento social, marcará la nueva realidad durante y después del proceso de desescalada que se acaba de iniciar.

Securitas lleva años aplicando la tecnología de cámaras térmicas en la protección de instalaciones, sobre todo para la detección nocturna de intrusiones en el perímetro y el control de instalaciones industriales. Esa experiencia se aplica ahora a una nueva función con el diseño de las siguientes soluciones, que cubren las distintas necesidades actuales:

  • Solución Basic: basada en una cámara portátil de manejo manual con una pantalla integrada en la propia cámara, en la cual se puede observar la temperatura de las personas que se encuentren delante de ella. La principal ventaja de esta cámara, además de su portabilidad, es su cómodo y rápido despliegue. Cuenta con una precisión de ±0.5º C y tiene un rango de medición de la temperatura entre los 35º-45º C. Es una opción muy eficiente para instalaciones pequeñas y medianas.
  • Solución Professional: una cámara fija autocalibrada que permite el uso desatendido al establecer avisos automáticos si se detecta un salto de umbral de temperatura. Este tipo de cámara es capaz de medir la temperatura a una distancia de hasta 3 metros y cuenta con una precisión de ±0.5º C, y un rango de medición que, dependiendo del modelo concreto, va desde los -40º hasta los 550º C.
  • Solución Enterprise: capaz de detectar automáticamente, y sin necesidad de colaboración por su parte, la temperatura de múltiples personas a la vez. Es la opción más recomendable en entornos de alta afluencia como hospitales, centros comerciales, grandes edificios públicos y privados, transportes, etc. Esta cámara garantiza la máxima precisión (±0,3ºC, en un rango que va desde los 30º-45ºC.)  gracias al Black Body, un instrumento certificado que proporciona una calibración constante.

En muchos casos estas soluciones han de complementarse con sistemas para controlar el aforo máximo, detectando las personas que entran y salen por los distintos accesos, para conocer la ocupación precisa en cada momento y poder tomar medidas para gestionarla.

También puede ser necesario controlar la distancia entre personas de manera que se mantenga un adecuado margen de seguridad en lugares de aglomeración como colas, salas de espera, etc.

Securitas ofrece ambas funciones que se realizan con análisis de vídeo mediante inteligencia artificial, bien con equipos dedicados o bien con la incorporación de esa tecnología a las cámaras de CCTV preexistentes. El análisis de vídeo puede aplicarse también con otras finalidades como el control de la utilización de mascarillas que pueden ser de utilidad en determinados escenarios.

Todas las soluciones se personalizan según las particularidades de cada negocio y pueden ser implantadas de manera ágil. El equipo técnico de Securitas facilita la correcta instalación, integración y mantenimiento para mantener la máxima operatividad.

Asimismo, Securitas presta servicios avanzados como la monitorización remota de estas soluciones o la centralización de la información de múltiples sedes generando cuadros de mando y control actualizados que faciliten el gobierno, control y toma de decisiones.

En todos estos sistemas es fundamental habilitar la reacción frente incidencias mediante un sistema de alertas bien definido y unos protocolos previamente establecidos que permitan subsanar rápidamente aquellos riesgos derivados de la presencia de personas con síntomas de fiebre, la superación del aforo o la aglomeración que impida mantener las distancias de seguridad.