Borja Eugui Pemán Facility Management, Construction & SustainabilityBBVA

“En la Ciudad del BBVA, en el interior del edificio, hay más de 58.000 sensores”

Borja Eugui Pemán Facility Management, Construction & Sustainability BBVA

Borja Eugui Pemán Facility Management, Construction & Sustainability BBVA

Sensores de temperatura, humedad, luminosidad, presencia, energía… más de 12.000 medidas eléctricas se obtienen en el edificio de Ciudad BBVA en tiempo real. “Además también los espacios exteriores están sensorizados”, explica Borja Eugui, Facility Management, Construction & Sustainability de BBVA. Desde el diseño y la construcción de Ciudad BBVA se puso el foco en la sostenibilidad, así como en que la operación del edificio fuera lo más eficiente y sostenible posible. La analítica de datos hace posible el confort de los usuarios, así como el buen funcionamiento de las instalaciones con la máxima eficiencia energética, logrando importantes objetivos en materia de ahorros y de cumplimiento de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles marcados por la ONU.

En la Ciudad del BBVA, sede de la entidad bancaria, se ha apostado por la sensorización. ¿Cuántos sensores se han colocado, de qué tipo y, principalmente, dónde se encuentran?

El edificio cuenta en el interior con más de 58.000 sensores de temperatura, humedad, luminosidad, presencia, energía…y más de 12.000 medidas eléctricas obtenidas a partir de analizadores.

Además también los espacios exteriores están sensorizados y así, a través de estaciones meteorológicas, por la combinación de velocidad de viento y el porcentaje de soleamiento, se mueven tanto los estores exteriores como los toldos de las calles. Incluso a través de la sensorización  se controla el riego de la vegetación.

¿Cuál es el objetivo de esta implantación? ¿Qué información les ofrecen?

Ciudad BBVA no sólo se diseñó y construyó con parámetros de sostenibilidad sino que también se puso mucho foco para que la operación del edificio, que es uno de los procesos con más impacto en el medio ambiente, fuera lo más eficiente y sostenible posible.

Estos sensores recogen datos acerca del estado de las instalaciones: desde condiciones ambientales, como la luminosidad de los espacios, temperatura, humedad o concentración de dióxido de carbono, hasta la detección de presencia. El objetivo es asegurar el confort del usuario y el buen funcionamiento de las instalaciones con la máxima eficiencia energética y de las propias labores de mantenimiento.

BBVA banco workplace eficiencia energía
Un área de trabajo de la ciudad del BBVA.

¿De qué manera o con qué herramientas controlan y extraen la información pertinente? ¿Cómo y con qué instrumentos se analizan dichos datos?

Dada la ingente cantidad de datos, un auténtico Big Data en cuanto a volumen, variedad de datos y velocidad a la que se reciben (tiempo real), debemos utilizar herramientas que nos ayuden a tratar de forma sistemática y automática dicha información (Fault Detection & Diagnostics + Business Intelligence). Por ello, se ha implantado un software de Analítica Energética y de instalaciones. Esta herramienta, se conecta al sistema de control del edificio (BMS) y a través de algoritmos matemáticos programados de tratamiento de datos, nos permite detectar y diagnosticar incidencias en las instalaciones. De esta forma, tenemos la capacidad de tomar las decisiones adecuadas y adelantarnos a posibles fallos, faltas de confort o corregir ineficiencias, con el ahorro energético y económico que ello supone.

“BBVA ha implantado la metodología BIM, que consiste en centralizar información de sus activos inmobiliarios en un modelo digital tridimensional”

Calidad del aire, temperatura y presencia de personas. ¿Nos puede explicar, en cada uno de estos ámbitos, cuál es el resultado en la práctica de toda la información recogida y analizada?

Los sensores que se encargan de medir la temperatura de las diferentes zonas de Ciudad BBVA determinan cuál es la hora más adecuada para que las unidades de tratamiento del aire se pongan en marcha. Estas unidades son las responsables de que entre el aire del exterior y de alimentar el sistema que climatiza el ambiente.

Hasta ahora, el procedimiento de arranque de las instalaciones generales no tenía en cuenta la ocupación de las distintas zonas, sino que estaba programado para entrar en funcionamiento con horarios fijos. El nuevo sistema se ha mejorado y se ha programado teniendo en cuenta la demanda existente en cada momento y adaptando su funcionamiento a las zonas ocupadas, y aprovechando la inercia del edificio durante el mayor tiempo posible.

De esta manera, se consigue un control de la climatización y, por tanto, del confort de los usuarios según se van ocupando las distintas zonas de la sede. Además, los equipos relacionados funcionan de forma coherente, es decir, se comunican entre ellos para trabajar a demanda y no por horario.

Los diferentes equipos responsables del confort en la sede: Unidades de Tratamiento de Aire (UTAs), bombeos de agua fría y caliente de climatización (bombeos) y Vigas Frías (VFs) disponen de horarios de funcionamiento independientes. El arranque optimizado permite, a través de los sensores de temperatura media de cada núcleo de la sede, establecer la hora más adecuada para el arranque de las UTAs. Éstas son las responsables de la entrada de aire exterior y de alimentar a las vigas frías que climatizan el ambiente del openplant. No obstante, al disponer de horarios independientes con respecto a bombeos y VFs, es necesario programar estos equipos con margen suficiente para que puedan entrar en acción dentro del posible arranque optimizado.

Al mismo tiempo, y aprovechando que se puede monitorizar cada zona, se ha planteado la instalación de sensores de medición de CO2 para mejorar la calidad del aire. En función de los valores proporcionados, las unidades de tratamiento del aire permitirán una mayor o menor entrada de aire del exterior o su recirculación.

¿Cuánto tiempo llevan operativos los sensores y qué resultados tangibles han obtenido? ¿Qué metas esperan alcanzar a medio plazo?

Son ya más de 100 medidas de ahorro que se han implementado en Ciudad BBVA para lograr una reducción del consumo energético de entre un 12 y un 15 por ciento desde 2015, algo realmente difícil en un edificio que cuenta con unas instalaciones ya de por sí muy eficientes.

BBVA banco workplace eficiencia energía
Un área de trabajo de la ciudad del BBVA.
BBVA banco ciudad
Imagen de 'La Vela' el edificio de la ciudad del BBVA
BBVA banco pasillo
Interior del edificio de la Ciudad del BBVA
BBVA espacios trabajo workplace
Espacio de trabajo en el interior de la Ciudad del BBVA.

¡Sigue Leyendo!

Aquí te hemos mostrado tan sólo una parte de este contenido.

¿Quieres leer el contenido completo?

Leer Completo
Contenido seleccionado de la revista digital